martes, 16 de abril de 2013

Los 40 años del Museo de Cera de Barcelona


Imagen publicada en la portada de La Vanguardia del 25/02/1973
El pasado 23 de febrero de 2013 el Museo de Cera de Barcelona cumplía 40 años de vida y, para ser sinceros, les diré que al volver a entrar en él pensé que había retrocedido en el tiempo hasta el día de su inauguración. Pero que nadie tome este comentario como una crítica sino más bien como un elogio ya que ese es el encanto del museo y lo que lo diferencia de otros como los de Madrid, París o Londres. Todos ellos, grandes espacios repletos de famosos y celebridades.

Fotografía de las figuras de Buñuel, Fernando Rey y Sara Montiel (La Vanguardia 25/02/73)
El Museo de Barcelona no pretende competir con ninguno de esos espacios ni tampoco es esa su orientación como me decía Sem Pons, el jefe de comunicación del museo que en todo momento me atendió. Es evidente que quién venga a verlo  con la intención de encontrar un Madame Tussauds se va a decepcionar. Pero en cambio gustará a todo aquél que conozca un poco la historia del lugar y tenga curiosidad por saber más. Yo me puedo contar entre esas personas y por eso me puse en contacto con sus responsables y les pedí permiso para hacerles una entrevista. Me respondió Sem Pons aceptando mi invitación y citándome una tarde para que pudiéramos hablar de todo lo que yo quería saber.


Sem es una persona agradable a quién le apasiona su trabajo. Además me contó infinidad de cosas interesantísimas que ahora comparto en el blog. Entre ellas, que el museo está ubicado en lo que en su día era un palacete neoclásico erigido por Elíes Rogent y que inicialmente fue la sede del Banco de Crédito y Docks. Cosa que aprovechó Enrique Alarcón (su fundador, artífice y escenógrafo) para integrar el museo en  la estructura original del edificio. El ejemplo más claro ello es la escena que reproduce el atraco a un banco por parte de la pareja Bonnie and Clyde, ya que el espacio en el que se sitúa es la verdadera cámara acorazada del banco que una vez fue. De ahí es originario todo el marco en el que se desarrolla la escena: la puerta de la cámara acorazada (que jamás se ha podido abrir); las taquillas donde los clientes guardaban joyas, dinero y otros objetos de valor; los compartimentos donde las empleadas se cambiaban de ropa para trabajar; las lámparas que cuelgan del techo e incluso objetos como el teléfono y los libros de contabilidad. Todo eso lo encontró Enrique Alarcón cuando entró en el edificio abandonado por primera vez. Entonces se enamoró de él y decidió ubicar allí su museo.

Al fondo, las taquillas donde los clientes guardaban sus pertenencias


 
El Hombre Invisible en el compartimento donde las empleadas se cambiaban de ropa
Entre las muchas anécdotas que Sem me estuvo contando me gustó una que él mismo vivió. Un día, en el museo, vio a un par de visitantes que contemplaban embelesados el papel pintado de la pared. Sem, extrañado, les preguntó a qué venía tanto interés y ellos respondieron que eran antiguos empleados del banco y que estaban sorprendidos de que aún se mantuviera el mismo papel en la pared.

Otra cosa que me explicó es que las escaleras que conducen al laboratorio del Dr. Frankenstein originariamente llevaban a las cloacas de la ciudad y que el despacho del director del banco ahora está repleto de figuras.

El laboratorio de Frankenstein

Lo que era el despacho del director, repleto de figuras de cera
Así es como era el despacho del director (Fuente: archivo del Museo de Cera)
Luego, tras visitar el museo acompañada por Sem, nos fuimos a su despacho para entrar al trapo con la entrevista.

Roser.-  Como surgió la idea de construir un museo de cera en Barcelona? Sé que su escenógrafo fue Enrique Alarcón, persona muy vinculada al cine...

Sem.- Pues resulta que todo viene porque Enrique Alarcón recibió el encargo de diseñar varias escenas para el museo de Madrid. Posteriormente viajó a Barcelona con la idea de hacer un museo similar en nuestra ciudad. Cuando llegó vio este edificio, que había sido la sede del Banco de Crédito y Docks, y se enamoró de él. Le gustó la ubicación al lado de la Rambla y que quedara escondido en el interior de un callejón con dos entradas... Todo ello le daba un aire de misterio, muy cinematográfico, que le encantaba. Decía que le recordaba las calles del Londres victoriano donde Jack el destripador solía realizar sus crímenes. Esa es la razón por la que  decidió comprar el edificio y crear este museo, pequeño y familiar, alejado de la línea de otros museos de cera como el Grévin de Paris o el Madame Tussauds de Londres. 

Fachada del edificio antes de convertirse en museo (Fuente: archivo del Museo de Cera)
Roser.- Sobre el edificio, me mueve la curiosidad por saber qué fue tras la desaparición del Banco de Crédito y Docks...

Sem.- Pues no debería haber nada. A mí me parece que estuvo muchos años cerrado y abandonado. Cuando Enrique Alarcón lo vio por primera vez debería llevar un montón de años cerrado.

Roser.- En cuanto a lo que dices de la diferencia con los museos de París y Londres debo decir que esa es la razón por la que me gusta tanto. A mi parecer, ese aire retro es lo que lo hace encantador.

Sem.-  Lo que ocurre es que ahora hemos pasado de la época en que una cosa se consideraba cursi o anticuada y nos acercamos al siguiente paso en que se está poniendo de moda venir a lugares como este.

Roser.- También me he fijado en que hay figuras que están mejor resueltas que otras...

Sem.- eso es según el escultor que las ha trabajado. Los del Tussauds usan técnicas avanzadas de escultura en 3D y eso les da un resultado perfecto. En cambio nuestros escultores no son tan sofisticados y además los hay de mejores que otros. Por poner un ejemplo, nuestro Fidel Castro no es ninguna maravilla y en cambio Yasser Arafat está mejor conseguido. También son bastante tremendos los personajes de Star Wars que se construyeron en 1977 cuando se estrenó la película.



Roser.- ¿Cuáles son los criterios que seguís a la hora de encargar una figura a un escultor u otro?

Sem.- : Siempre trabajamos con escultores externos. No son empleados del museo sino contratados fuera y ese es un tema que llevan mis superiores de forma muy secreta. Lo único que sé es que son externos y que no siempre son los mismos. Por otra parte, en el museo tenemos personal de mantenimiento que se ocupa de la reparación de las figuras que se estropean. Si a alguna de ellas se le rompe un dedo o una mano, por ejemplo, hay recambios en el almacén y de eso se ocupan los de mantenimiento. 

Taller de Barcelona (Fuente: archivo del Museo de Cera)

Roser.- Que los escultores van variando se nota mucho porque tenéis figuras muy buenas y otras de tremendas...

Sem.- Cierto... Por ejemplo el doctor Livingstone, que es nuevo de hace poco, es estupendo. Tanto que parece real. 


Roser.- El museo que ha conseguido mayor fama por tener unas figuras espantosas es el de Benidorm. Actualmente está cerrado pero tiene legiones de fans en facebook.
Sem- En cuanto a figuras mal hechas tengo una teoría. Básicamente es sobre el museo de cera de Madrid pero no tengo forma de saber si es cierta o no. Estuve allí hace escasos días y vi que algunas de las figuras nuevas son terribles. Quizá lo han hecho adrede y lo utilizan como técnica para conseguir clientela fácil. De hecho, es una forma de promoción rápida... Si las figuras son malas correrá la voz entre la gente y muchos picarán e irán a verlo.

Roser.- Volviendo al museo de Barcelona... Fue inaugurado con unas 300 figuras pero supongo que durante todo este tiempo habréis hecho cambios...

Sem.- : Ahora hay menos de 300. Hemos sacado unas cuantas.

Roser.- ¿Donde las guardáis?

Sem.- Repartidas entre el almacén de Igualada y el de Barcelona. En este último guardamos cabezas, moldes y partes articuladas como manos y brazos.

Roser.- ¿Cuesta mucho hacer una figura de cera?

Sem.- Sí que es laborioso. ¡Y mucho! Ten en cuenta que lo primero que hay que hacer es documentarse acerca del personaje. Eso significa que, cuanto más antiguo sea más difícil será encontrar información detallada sobre su aspecto físico. Por ejemplo, nosotros tenemos a Enrique VIII y para ver como era no tenemos más que retratos pictóricos y algunos textos que lo describen. En cambio, si la figura que hay que hacer es la de un personaje relativamente moderno, como nuestro “Chanquete” de la serie “Verano azul”, encarnado por Antonio Ferrandis, es mucho más fácil. Y aún más sencillo si el personaje está vivo y es cercano porque eso facilita que pueda venir al museo para que le tomemos las medidas y hacer una figura exacta, o casi. Luego se tarda unos dos meses en la elaboración de lo que es la figura en cera. Pero ahí no acaba todo ya que también hay que diseñar el escenario donde se ubicará el personaje, el vestuario, el maquillaje y poner el pelo que se inserta con una aguja, de uno en uno. Eso se consigue porque la cabeza de las figuras, en su parte trasera, está vacía y así  es más fácil pasar la aguja con el pelo. Aproximadamente se tarda unas dos semanas en terminar la cabellera.

Reparaciones en el taller de Barcelona (Fuente: Museo de Cera)

Roser.- Y ya que estamos, también tengo curiosidad por saber como ponéis los ojos.

Sem.- son prótesis oculares reales. Es decir, ojos de cristal de verdad. En el almacén guardamos ojos de sobras por si alguna figura pierde uno o se le rompe. Por otra parte, en cuanto a las figuras, también debo decir que no siempre se construyen enteras. Muchas veces sólo se hacen la cabeza y las extremidades, mientras que el resto del cuerpo se omite ya que el vestuario lo cubre. Otras veces sí que son todas enteras de cera. Por ejemplo, nuestra Cleopatra ya que su vestido es transparente y no estaría bien que se viera que le faltaba el tronco. 


Roser.- ¿Qué motivos hay para retirar una figura de cera de un museo? Lo digo por casos como el de Urdangarín, ya que creo que el museo de Madrid lo alejó de la familia real.

Sem.- Nuestro motivo principal es la falta de espacio. Si entra una nueva figura nos vemos obligados a sacar una vieja. En nuestro museo jamás hemos tenido a Urdangarín y Cristina pero la gente sí que nos pregunta si los hemos retirado. De la familia real solo tenemos a Juan Carlos y Sofía cuando eran príncipes. En cuanto al Urdangarín del museo de Madrid me consta que lo han cambiado de lugar. Ahora está en la sección de deportes y lo tienen ahí vestido de calle. En cuanto a Cristina no sé lo que harán con ella.

Roser.- En cambio a Marichalar lo eliminaron, ¿no?

Sem.- Si, si... Ese lo retiraron sin más.  

Roser.-  Y con tantos casos de corrupción como hay ¿no habéis pensado en construir la sala de los corruptos?

Sem.- Ya nos lo piden, ya... Incluso nos dan ideas del tipo de añadir a Bárcenas y otros como él en la cámara acorazada donde se desarrolla la escena  “atraco al banco”. Allí tenemos los ladrones famosos de siempre... Bonnye and Clide y estrellas del cine negro como Edward G. Robinson y Humphrey Bogard, entre otros. No es mala idea pero debemos plantearnos si vale la pena hacerlos y si dentro de unos años el público aún se acordará de ellos.

Roser- ¿Cuál es el motivo para hacer una figura nueva?

Sem- En primer lugar, que sea universal y que más o menos tengas la seguridad que pasará a la historia. Últimamente nos piden mucho a Messi y posiblemente lo acabaremos haciendo. Pero yo me planteo qué puede ocurrir si cedemos en hacer una figura de alguien muy famoso y que al cabo de unos años nadie recuerda quién es... También nos piden a Lady Gaga pero no creo que sea muy acertado hacerla.

Roser- Me sorprende eso que dices que el público os pide figuras...

Sem.- Sí, si... La gente está muy acostumbrada a museos como el Tussauds y cuando viene aquí por primera vez piensa que verá algo similar. Pero nosotros no somos así ni queremos seguir esa línea editorial. Quizás la cambiemos un poco y acabemos cediendo en parte pero lo que no haremos es una renovación del 100%. Igual hacemos 10 o 15 personajes actuales y los metemos en una sala nueva para que el público disfrute viendo a Messi.

Roser.- ¿Ya habéis resuelto el concurso convocado para elegir la nueva figura del 40 aniversario?

Sem.- Sí, y ganaron Messi, Johnny Deep y Shakira. Messi muy por delante de los demás. De todos modos creo que haremos algunas más que esas tres aunque aún está por definir. Lo de Messi y Shakira ya es bastante claro por la cuestión que son personas muy famosas que  viven en Barcelona y si hay que hacerlos venir para que se paseen por el museo y se fotografíen con su figura es más fácil que hacerlo con alguien que vive lejos.

Roser.- Supongo que se deben dar muchas anécdotas con los visitantes. ¿Alguna a destacar?

Sem.- Pues bastantes... Dicen que ocurren efectos paranormales y yo creo que son reales, aunque también es cierto que al entrar en un museo de cera ya lo haces con esa predisposición. El ambiente del museo te condiciona a estar más receptivo a según qué cosas. ¿Alguna vez has estado sola en el museo? La sensación que produce es que las figuras te observan.

Roser.- Completamente sola no pero sí con muy poca gente. Una vez había una persona que yo creía que era una figura y cuando se movió me dio un susto de muerte.

Sem.- El pasado octubre, durante el rodaje de  “Wax” (Víctor Matellano), ocurrieron algunos fenómenos paranormales. Decían que se oían voces a través de los auriculares y, en cambio, no hablaba nadie. Otras anécdotas curiosas que te puedo contar es la del ladrón que entró huyendo de la policía y se hizo pasar por figura de cera. La policía pasó de largo sin verlo pero lo pillaron después, fuera del museo. En otra ocasión un degenerado se escondió en el museo y, por la noche, sacó una espada y decapitó varias figuras de la sala gótica. También hay gente que se pone a hacer reverencias a la figura del Papa Juan Pablo II. Hubo un tiempo en que venía un fanático de Franco, de vez en cuando, y se aposentaba frente a la figura del caudillo para explicarle la situación política de España. Hay gente que nos pide que cambiemos o quitemos figuras por razones ideológicas, pero no somos partidarios de ello. No nos casamos con ideologías, nosotros hacemos figuras por su relevancia histórica, y en el siglo XX el fascismo ha sido importante. Evidentemente no estamos a favor de las dictaduras, pero en ese sentido funcionamos como un museo de historia. Es una parte de la historia que no debe borrarse, debe explicarse. Con todo eso que te cuento quiero decir que el museo tiene un punto friqui que fascina a unos y asusta a otros. 



Roser.- Me acabo de enterar que en El Bosc de les Fades tenéis un ilusionista que hace un espectáculo de magia.

Sem:- Hará cosa de un mes que está con nosotros y está funcionando muy bien. De momento hace una función por semana, los martes a las 18,30. El Bosc  es la parte más comercial del museo y es curioso porque cuando lo inauguramos, hace ahora justo 20 años, no pensábamos darle esa orientación. Pero resulta que a la gente le gusta. Y más nueva que el Bosc de les Fades es la tienda, que la abrimos hace unos tres años y está aquí en frente, en el local que antes usábamos para las exposiciones temporales.

Roser.- ¿El quiosco de la Rambla también es de 1973?
Sem.- No, es posterior. El otro día hurgando por internet encontré una foto antigua de un pequeño quiosco de la Rambla que estaba un poco más abajo que el nuestro y supongo que por eso la gente lo confunde con el del museo. 


Quiosc a la Rambla 1907-08 (Font: Arxiu Fotogràfic de Barcelona)


Roser.- En Barcelona no hubo un museo de cera estable hasta que este fue construido. ¿Conoces otros antecedentes en la ciudad? Por ejemplo el Museo anatómico Roca, que fue inaugurado en 1900 y que se encontraba en C/ Nou de la Rambla, u otros que hubieron por la misma zona en la misma época?

Sem.- Hace un tiempo los responsables de un museo extranjero, que tenía figuras anatómicas de cera, se pusieron en contacto con nosotros para vendernos algunas piezas pero al final no se llegó a ningún acuerdo. Es posible que se tratara de la familia que tenía la colección del Museo anatómico Roca, aunque no estoy del todo seguro.

Roser.- Vuestro museo es privado y sus propietarios son los descendientes de Enrique Alarcón, ¿verdad?

Sem.- Si, sí. Se trata de un museo familiar. Se financia con los ingresos de la taquilla, única y exclusivamente y la verdad es que va bastante bien, teniendo en cuenta el marco de crisis en el que nos encontramos. En realidad tenemos más público del que la gente cree. Especialmente en periodos vacacionales.

Roser.- El público que os visita supongo que es más turista que local ¿no?

Sem.-Totalmente. Vienen bastantes más turistas que gente del país aunque ahora estamos empezando a recuperar al público del país.

Roser.- Por último… Hace poco tuvisteis a David Lloyd en el museo presentando la reedición del cómic V de Vendetta, dibujado por él mismo y con guion de Allan Moore.
Sem.- Sí y fue muy bien. De hecho eso forma parte del proyecto de redefinición del museo ya que tenemos la intención de utilizar este espacio para otros menesteres culturales, como presentaciones de libros u otros usos. Y una cosa que me sorprende es que cada vez que proponemos la realización de algún acto en el museo siempre recibimos una buena respuesta.  


10 comentarios:

  1. Molt bo Roser!
    Las anédotas que explica Sem son buenísimas, hay gente para todo. En cuanto a lo paranormal...no se, pero hay sitios que da bastante respeto tal como lo tienen montado.
    Yo voto por una sala de corruptos. Time Out sacó una ruta de corruptos. Tendría que ser una salita grande con posibilidades de hacerse más grande. Bárcenas, Millet...no los acabamos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ahora en Madrid también tienen a la Pantoja, que ya ha salido del museo. En la Vanguardia hay un artículo muy interesante sobre qué ocurre con todos esos que acaban teniendo que retirar. http://www.lavanguardia.com/gente/20130418/54372516406/desahuciados-cera.html

      Eliminar
  2. Gran entrevista Roser,....

    Tinc apunt una nova entrada sobre mes personatges del Museu de Cera... de tan en tant faig una entrada, dedicada als personatges.... :)

    Petons!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La visita acompanyada d'en Sem va ser tota una experiència perquè em va explicar un munt de coses que no sabia.

      Espero amb ganes les teves noves entrades al bloc sobre el museu.

      Eliminar
  3. Espero y deseo que el Museo de Cera de Barcelona sea mejor que el que por Madrid se anuncia y del que sólo se habla cuando "castigan" a algún personaje y lo retiran para confeccionar cirios procesionales con su cera. ¡Ja, ja, ja!.
    Estupenda entrada, Roser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La próxima vez que venga a Madrid me dejaré caer por el museo de cera. Me ha entrado la curiosidad por verlo :-)

      Eliminar
  4. Fantàstica entrada Roser!
    Una visió diferent del museu.
    M'ha encantat que l'escena de l'atracament coincidías amb la caixa forta. De veritat que mai l'han oberta? Que fort!
    Jo ja havia sentit sobre fenòmens paranormals en el museu, però esclar tot això forma part de l'escenari...
    A més la gent està ben protegida per un déu molt conegut a la part superior de la façana.
    Petons!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies Xavi! De veritat de la bona que encara no han pogut obrir la porta de la cambra! I això dels fenòmens paranormals, com que jo sóc molt escèptica, pensava que formava part de la parafernàlia del museu i que era més cosa publicitària que no pas altra. Però com que en Sem m'ho deia tan convençut, doncs potser si que hi hagi alguna cosa...

      Eliminar
  5. Pensaba que el museo tenia más años... en ese tiempo lo he visitado dos veces pero no me importaria volver de nuevo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar