domingo, 28 de octubre de 2012

La Barcelona putrefacta de Jean Genet


Hace tiempo que le daba vueltas al tema de dedicar una entrada al Raval, antiguo barrio chino e inicialmente bautizado como Distrito V. Fue Rubén Lardín quien me lo sugirió al comentar que debería investigar sobre la Barcelona de Jean Genet y George Bataille. Le hice caso y dediqué parte de mis vacaciones estivales a leer a Genet y su “Diario del ladrón” en plena playa nudista de Sitges, con las consiguientes miradas extrañadas de los turistas gays que acuden a esta playa.

Tras esta lectura y de “Historia y leyenda del barrio chino” (Paco Villar), cada vez que paso por la calle Arc del Teatre (en un principio llamada Trentaclaus) me imagino mugre, suciedad y degradación y a Jean Genet y sus compinches (el manco Stilitano y Pepe el Gitano) malviviendo entre hurtos, prostitución en “La Criolla” (calle Cid, 10) y juego ilegal en las esquinas del barrio. Sobre ello, Paco Villar cuenta en su libro que en el número 9 de la calle Guardia había una cervecería que, en el sótano, tenía un local clandestino donde el juego ilegal se practicaba a diario.


C/ Arc del Teatre desde la Rambla
Este es el aspecto actual del edificio de la C/ Guardia 9

Jean Genet escribió “Diario del ladrón” en 1949 mientras estaba en la cárcel (cuando ya contaba con el apoyo de Cocteau y Sartre), años después de su paso por Barcelona. Él había llegado a la ciudad en la década de los 30 siendo un joven delincuente. Hijo de una prostituta de París, dejaba tras de sí una familia adoptiva y una adolescencia plagada de robos, estancias en reformatorios y en el ejército, de donde fue expulsado al ser descubierto practicando sexo con un compañero. En Barcelona se instaló en el chino. El lugar idóneo para personas como él. El Distrito V era un lugar de delincuencia y prostitución, con pensiones de mala muerte, baruchos, teatros, cabarets y prostíbulos de los que se hablaba en las publicaciones de la época “Crónica” y “Linterna”. Pero inicialmente esa zona no era exactamente así. 

La urbanización de la Rambla hizo posible la apertura de la ciudad en dirección al Raval. En 1790 se inauguraba la calle Conde del Asalto (actual Nou de la Rambla) y con ella se abrieron la mayoría de las calles de la zona. Allí se instalaron las primeras fábricas de indianas (como la de Erasme de Gómina, en 1780, en la Riera Alta) y los palacios de sus propietarios.  Hasta los ricos Güell le encargaron a Gaudí la construcción de un palacio que conectase con la vivienda que ya tenían en la Rambla. 

El Palau Güell en 1895 (C/ Nou de la Rambla)
Con el tiempo, el Raval se fue transformando en una zona plenamente industrial y se empezó a construir masificadamente viviendas de pésima calidad para alojar a los obreros. También entonces proliferaron las tabernas, cafés y prostíbulos. Todos ellos concentrados en la calle Trentaclaus (Arc del Teatre) y sus alrededores.

C/ Arc del Teatre, fotografiada por Josep Domínguez
La calle d’en Cirés era una de las más conflictivas de la zona pero hoy en día ya no existe. Tenía su inicio al final de la calle Migdia (la actual Adva de les Drassanes) e iba desde la esquina de l’Arc del Teatre a Nou de la Rambla. Siempre llena a rebosar, por ella solían pasar delincuentes y prostitutas. Allí se organizaban mercadillos ilegales y la gente convivía entre restos de basura que nadie recogía a la vez que se utilizaba de urinario público. Buena muestra de ello es la película “La bandera”, de Julien Duvivier (1935) cuya primera escena transcurre en esta calle.

<


Imagen de la C/ Cirés esquina con Arc del Teatre

La C/ Migdia, en 1953, fotografiada por Josep Postius

La Avda. Drassanes hoy en día
Años después, gracias al Plan Cerdà, el Eixample se convirtió en el lugar escogido por la burguesía barcelonesa para instalar sus negocios y su residencia, dejando en el Raval un sinfín de pequeños oficios sin posibilidad de expansión. Cuando esto ocurrió, algunas de las antiguas fábricas se reconvirtieron en cabarets donde prostituirse era lo normal (Genet lo hacía en “la Criolla”, vestido de mujer) y locales como la “Taberna La Mina” (en Arc del Teatre, 63), que en su día fue una fábrica de velas. 

Fiesta de Carnaval en "La Criolla", allá por 1932 (A. Sagarra)

La Taberna "la Mina" en 1913 (fotografía de Frederic Balell)
En la zona también se instalaron teatros (el Teatro del Circo Barcelonés, en la calle Montserrat, 20, y el Teatro Odeón en la calle Hospital, 45), un prostíbulo de lujo que sirvió de inspiración a Jean Genet para escribir “Querelle de Best” (Madame Petit en el número 6 de l’Arc del Teatre, posteriormente transformado en la cochambrosa Pensión los Arcos), cabarets (Villa Rosa en el Arc del Teatre, 3) y pensionuchas varias como en la que vivieron Genet y Stilitano. 

Fachada del Teatro del Circo Barcelonés (fotografía A. Històric de la Ciutat)
Donde antes estaba el Teatro del Circo Barcelonés ahora hay un párquing





Habitación de Madame Petit, sobre 1932 (A. Paco Villar)
Lo que antes era Madame Petit, ahora es una casa Okupa
Llegados a este punto debo decir que ese barrio tan degradado también era una atracción para los ricos turistas que llegaban a la ciudad en lujosos transatlánticos. Un ejemplo de ello es el pasaje de “Diario de un ladrón” donde Genet relata cómo unos turistas se presentaron en el barrio, cámara en mano, fotografiando a los vagabundos como si de un juego se tratara. Luego se marcharon, felices y contentos, con sus fotos como trofeo.

 
Paralelamente, en la Barcelona moderna de los años 20, avanzada y cosmopolita, había un grupo de arquitectos (formado por Sert, Soteras y Rodriguez entre otros) que invitó a Le Corbussier a dar una conferencia. Aquí, Le Corbussier y Sert se hicieron amigos y el francés consiguió una cita con el President Macià para mostrarle su proyecto para una nueva Barcelona limpia y sin guetos de por medio. La idea gustó y se presentó al público en 1934 en el sótano de la Plaza Cataluña, en forma de diorama (conocido como el Diorama del GATEPAC). Pero con la llegada de la Guerra Civil el proyecto quedó aparcado y, parte del barrio, “casualmente” bombardeado. Justamente de eso trataba una exposición del MACBA, recientemente clausurada.

Debo decir, también, que el sobrenombre de Barrio Chino parece que fue cosa de Paco Madrid. Un periodista y dramaturgo de Barcelona que en un artículo publicado en “El Escándalo” se le ocurrió referirse al entonces Distrito V como “Barrio chino”. La explicación, según un artículo aparecido en “Blanco y Negro Madrid” el 4 de junio de 1931, es que los carteristas del barrio llamaban a su “oficio”, “chinar” porque lo ejercían cortando las americanas de sus víctimas con la ayuda de un “chino” (hoja de navaja de afeitar).

En su “Diario del ladrón” Genet describe el Barrio Chino diciendo que “El Paralelo es una avenida de Barcelona paralela a las célebres Ramblas. Entre estas dos arterias, muy anchas, una muchedumbre de calles estrechas, oscuras y sucias forman el Barrio Chino”. Una descripción que bien podría aparecer en cualquier guía turística de la época.

Para terminar, les diré que tengo en mis manos abundante información del barrio chino, Raval o Distrito V, como le prefieran llamar. Eso significa que seguiré hablando de él en el futuro y que trataré, con más detalle, de lugares que aquí tan sólo he citado y de otros que ni siquiera he enumerado.
 
Pl. Jean Genet, en la confluencia de l'Arc del Teatre con la Av. Drassanes

36 comentarios:

  1. Lo que más me entristece del Raval (en especial la parte sur) es que ha pasado de ser una zona marginal a una zona marginal del sur de Asia. Felicidades por la entrada, Roser; espero que hagas muchas más sobre este barrio porque es una zona que cuando empiezas a hablar nunca terminas. Hace un par de años una amiga nos hizo dos rutas por el Raval (dividiendo el distritro en norte y sur) y me pareció muy interesante. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si que tengo pensadas hacer más entradas sobre el Raval y lo de una ruta también me lo estoy planteando.

      Besos

      Eliminar
  2. Pero si ya lo cuantas todo.......
    El Chino es dificil verlo porque se han cuidado muy bien de destruirlo.No les interesa a lo mandarines de la Genialidad actual,ahora es como la Atlantida, que existir existió pero no se sabe donde.
    Un beso y hablaremos en el cementerio de colaboraciones y posibles contubernios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que va! No lo cuento todo, ni mucho menos. Sólo en la calle Arc del Teatre había un sinfín de locales de los que tan solo he enumerado dos o tres. Y poniéndole imaginación se pueden "visualizar" muchas cosas que, desgraciadamente, ya no están.

      Nos vemos el domingo!

      Eliminar
    2. Buenas noches. Bueno, yo viví hasta el 79 entre calle sant Ramón, conde del Asalto y plaza real nº1...vaya, EL MEOLLO. Mis primeos recuerdos son de pequeñita, en el 79 yo contaba con 9 años...mi madre era lo que se dice, mujer de la vida y no alegre, éramos muchos hemanos y cada cual de su padre, ella se limitaba a ganarse la vida como podía...pero en eso yo no encontraba la diferencia con otros niños del barrio, los cuales eran igual que yo, o al menos eso creía, aunque algunos iban al cole y eso sí que me deba envidia, pude ir poco timpo a una academia que había justo al final de la calle conde del Asalto, tocando casi al Paralelo, pero me echaron por los piojos y por que llegaba tarde...me gustaría saber el nombre de ésta academia...Y el Apolo..Tengo muy buenas imágenes en mi memoria: las Ramblas por Navidad, las redadas limpiando las calles, las manifestaciones del 77, el bar que hacía esquina entre sant Ramon y Conde del Asalto...y la calle Sant Ramon que nunca dormía...ese bar con sillas de madera, mesas con sobre de mármol blanco y una barra larga, en la otra esquina de la misma calle...la calle de las tápias...calle Unión, había una lechería donde yo encontraba cobijo delante de una gran plato de nata fresca...ooohhh...qué buena...todo lo comía por gratitud..hasta que me adoptaron para mí esa vida era normal como la de muchos otros niños ...me acuerdo repartir el hielo con una carretilla, cerca del restaurante los caracoles había una entrada de una casa donde había el señor del hielo y no sé cuanto me daba por repartir el hielo, pero era bonito, me lo pasaba bien, yo conocía todo el mundo y sabía quien era generoso con la propina y quien no...tengo muchos recuerdos...los tarantos, donde vi una noche a la Lola ...Lola Flores, yo en ese momento viví en la pensión que había justa en el nº1 de la plaza Real y estaba a pocos metros de los tarantos, pedía en la puerta, señores con abrigo y sombrero y señoras muy guapas. No todo era bueno y bonito, pero era lo que vivíamos todos o almenos yo lo creía hasta que vi otra vida...no obstante, el barrio chino, es mi barrio...¿alguien me podría decir donde estaban situados los lavaderos municipales? iba con mi madre, es lo único que no recuerdo donde estaba ubicado...gracias por esta página y sus recuerdos...

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Molt bona entrada i ben documentada, Roser. Estarem al cas de pròximes aportacions. El Xino dóna molt de sí. Ha estat sempre un món de mons i resulta molt atractiu ficar-s'hi a fons malgrat la misèria... o potser per això. Sovint pensem que la realitat és només allò que ens envolta, per això resulta tan interessant descobrir que es viu totalment al marge.

      Eliminar
  4. Qué poc conec tota aquesta zona en aquesta època. Ho trobo molt interessant. Es un lloc de Bcn amb molta personalitat i conèixer la seva història segur ho fa més entenedor.
    Molt bo Roser! quina capacitat de buscar informació i explicar-la que tens, molt bo!
    Petó!

    ResponderEliminar
  5. A veure quan fas la ruta! És un barri que no conec tant com m'agradaria.
    Petons!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primer la de grafittis d'en Chordi. I després m'agradaria fefr aquesta.

      Eliminar
  6. Roser:
    Felicitarme por descubrir tu blog y felicitarte por tan documenta y amena exposición de una Barcelona que perdura a duras penas en el recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus felicitaciones y gracias también por enlazar esta entrada desde tu blog.

      Estaremos en contacto

      Eliminar
  7. Y Yo que he vivido desde 1931 en Conde del Asalto nº 12 de cuando aun pasaba el tranvia direccio Can Tunis y mis padres eran porteros de la finca.Teniamos el cAbaret "Eden Concert",el Bar Eden Donde vi por 1º vez un negro ,era Cheo Morejon ,un cubano boxeador, y Pancho Confitura,un musico de saxofone siempre borracho,tenia el bar una gramola automatica que con 10 centimos escuchavas un disco de Jazz,no habia otra cosa. ah !! y en el 2º 1º "Casa Emilia"y yo con mis pocos años (nacido en 1924) no entendia muy bien lo que hacian tantos hombres entrar en aqel piso ,santa inocencia !!Y mas historias ,otro dia,para contar.
    Vivimos alli hasta 1961 cuando se vendio la finca. jalmirall55@hotmail.com. saludos Jaume

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo viví, desde mi nacimiento, en la calle Arco del Cirés nº 1. Pasé mi infancia absolutamente feliz, sin miedos, sin preocupaciones (en mi casa ni sobraba ni faltaba lo más esencial) disfruté mucho del barrio, para mí era un lugar seguro y sin darme cuenta de todo lo que se desarrollaba en el barrio, ya que a mí nunca me afectó por considerarlo normal. Recuerdo mis juegos en la calle, casi no pasaba ningún coche. Recuerdo las redadas del "Grabao" el guardia urbano, según me explicaban, más borde del mundo. La basura se bajaba a la calle y la recogían con un carro tirado por un caballo, el que anunciaba el arreglo de sillas, de cazuelas y ollas, la venta ambulante, el reparto de la leche RAM en un carro tambien tirado por un caballo y que, en alguna ocasión, Manolo me dejaba acompañarlo y agarrar las riendas hasta el almacén o fábrica, no me acuerdo, en el Pueblo Nuevo. Me gustaría tener fotos de mi calle. Un abrazo a todos los que recuerdan con cariño "El Barrio Chino"

      Eliminar
    2. Este será siempre uno de los contrastes del Barrio Chino. La mirada desde fuera no es la misma que desde dentro. Las personas que vivistéis en el barrio siempre tendréis la imagen de la normalidad, de la vecindad, porque en el fondo era así: vivían personas. La prostitución y la pobreza era más extrema que en otros lugares de Barcelona, es verdad; pero la imagen exclusiva de marginalidad es obra de los visitantes del barrio y del empeño de que esa fuera la imagen.

      Eliminar
    3. Efectivamente es así, desde fuera no se podía entreveer el buen vecindaje, todos nos conocíamos, familias enteras que nos interesábamos por lo bueno y por lo malo de nuestros vecinos, compartíamos lo que teníamos. Mi padre, que arreglaba y montaba radios, fué el primero en traer un TV en blanco y negro (por supuesto), era de la marca Tomblick y en mi casa se reunían "muchísimas" personas a ver los partidos de fútbol, era "normal", ahora no conoces ni al vecino de la puerta de al lado.

      Eliminar
    4. Cómo y dónde podría obtener información y fotografías del barrio y de la calle Cirés en particular. Si alguiien me puede ayudar se lo agradeceré
      José María

      Eliminar
    5. Eres Joan Almirall marit de la meva cosina Tere???

      Eliminar
  8. Mi abuela era la que regentaba de niña, junto a sus tios , el teatro circo Barcelonés, desde 1923 hasta estallar la Guerra aprox, ahora tiene 91 años y tengo información que me gustaría contrastar, y si es posible alguna imagen de esa época, o más información....gracias por dedicarnos con tus palabras. saludos mireia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mireia, me encantaría poder hablar contigo y tu familia. Escríbeme un correo electrónico a hubahuba69@gmail.com y así nos ponemos en contacto. Muchísimas gracias por tu comentario.

      Eliminar
    2. mi padre trabajo en los anos 30 en el tatro circo barcelones y me encantaba oir las historias q contaba, tenia muchas fotos dedicadas de las artistas q alli trabajaban.... por cierto bastante ligeritas de ropa para la epoca, me a encantado econtrar esta pagina.

      Eliminar
  9. Mi padre llegó de Sevilla en 1957 con 10 añitos. Su primera vivienda fue una pensión en la calle Arco del Teatro esquina calle Guardia, Pensión Valencia se llamaba. Él me cuenta que a partir de las 9 de la mañana tenía que salir de la pensión debido a las normas de esta por lo que se pasaba el día de calle en calle, plaza Real, etc. En el Centro de Juventudes (o Frente de juventudes) que había en la calle Ancha (Ample) comenzó a jugar a fútbol. También recuerda un colegio en la calle Cadena que lo llevaba un tal Sr. Ramón. No se si hay fotos, documentos o si alguien se acuerda de estos tres lugares de la infancia de mi padre...es una pena, estas cosas se van perdiendo poco a poco en el olvido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Busco información sobre una señora de mi pueblo que marchó a Barcelona a mediados de los años 20 y que tuvo una pensión en la calle Arco del Teatro y otra en la calle Nueva de San Francisco hasta el año de su muerte, 1979. Estoy escribiendo un relato novelado de su vida y de la época.

      Agradecería cualquier referencia sobre ella. Mi correo es: asmara1965@hotmail.es.

      Eliminar
    2. Nací en 1943 viví en la calle cadena nº 26 hasta los años 73- 75 y yo si fui a ese colegio,si alguien supiera el nombre de como se llamaba el colegio se lo agradecería mucho.

      Eliminar
    3. Que feliz fui de niño en la calle cadena del barrio chino de Barcelona,siempre llevaré en mi corazón mis vivencias en ese barrio y a todos sus buenos vecinos.

      Eliminar
    4. Nací en 1943 viví en la calle cadena nº 26 hasta los años 73- 75 y yo si fui a ese colegio,si alguien supiera el nombre de como se llamaba el colegio se lo agradecería mucho.
      Que feliz fui de niño y de mayor viviendo en ese barrio con mis vivencias y los buenos vecinos que tuve siempre los llevare en mi corazón.

      Eliminar
    5. Según esta relación habría una escuela en el número 21 de la calle Cadena. Será la que comentáis, imagino:

      http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1955/12/02/pagina-4/33094398/pdf.html

      Eliminar
    6. Colegio cadena, el director se llamaba Ramón Palmas,de la vieja escuela,menudos calvotes y reglazos en la mano me lleve de el.Su hija mayor,Marisol también era profesora.
      Fui entre los años 72 a 77 aprox.,hasta tercero de Egb. El colegio se unió a dos más situados al lado de la plaza del Padro formando la Asociación escolar mixta del distrito v, en los cuales estuve desde cuarto a octavo, siempre recordaré especialmente al profesor Valerio, gran persona.

      Eliminar
  10. Us recomano el visionat del documental "Genet al Raval". Una visió molt interessant a partir del llibre homònim de Juan Goytisolo i de textos del propi Genet:

    http://www.tv3.cat/videos/4854431/Genet-al-Raval

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El llibre de Goytisolo l'he llegit però no he vist el documental. Gràcies!

      Eliminar
  11. Yo recuerdo haber estado en un mercadillo del Arco del Cirés, no se llamaba calle. Me llevó mi madre cuando yo tenía unos 4 ó 5 años. Era muy sórdido, miserable. Algunos hombres, sentados en la acera, intentaban vender el tabaco recuperado de las colillas que recogían de las calles y que amontonaban sobre una hoja de periódico. Hoy les llamaríamos precursores del reciclaje.
    Desde mi altura de niña y entre un bosque de piernas de adultos me encontré una peseta en el suelo; ¡una fortuna! Quizá por eso recuerdo aquel día.
    Nosotros vivíamos en la calle Unión, que tampoco era ningún lujo.
    Tengo 70 años

    ResponderEliminar
  12. Yo naci en la calle Perecamps al lado de la pension Forcales, entonces si era barrio chino, a mucha honra.

    ResponderEliminar
  13. Yo vivi en la pension Forcales hasta 1965, creo que debían haber unas 70 habitaciones y en cada una había una familia, vida dura pero feliz todos los vecinos se ayudaban en lo que podian, los dueños Sra. Encarnación y Sr Manuel muy buena gente.
    y el barrio...yo siempre me senti segura, recuerdo el bar la Mina,el dispensario de Peracamps, la calle mediodía, arco del cires, el bar del manquet, callle arco del teatro
    donde estaba uno de los lavaderos públicos y era un mercado al aire libre con la calle Peracamps y la calle del Cid,cuando venia el grabao con la camioneta y todos salian corriendo.
    cine colom ,las verbenas de San Juan

    ResponderEliminar
  14. Can pencha i despencha,soy familia de los Cuende
    dondepodria encontrar mas historias de ellos Pascasio y Pablo que eran hermano!creo que en Arco del teatra 27
    se puede encontra mas historia de este local,al parecer para los artistas del paralelo de los años 1914 era muy visitado como casa de empeños

    ResponderEliminar
  15. Hola amigos y amigas. Ya puedes descargarte ¡TOTALMENTE GRATIS! El principio de mi nueva y tercera novela: Los hijos de la Transición (Una historia del Barrio Chino) ¡Actual Raval!
    http://sergiofarras.webnode.es/ ("CLIK AQUÍ PARA DESCARGA")
    "No queda casi nada de aquel Barrio Chino prostibulario, gris y tétrico que retrataron Jean Genet en Diario de un ladrón, Pieyre de Mandiargues en Al margen, Vázquez Montalbán en casi todas las novelas del detective Carvalho o, más recientemente, Maruja Torres en Un calor tan cercano. Yo, con humildad intento dar un paso más al recuerdo de ese legendario barrio con esta última novela."
    http://sergiofarras.webnode.es/

    ResponderEliminar
  16. Felicidades por tu blog, yo también soy una súper fan de este barrio del Raval. Qué suerte haber encontrado esta publicación sobre Jean Genet, a quién conocí gracias a una magnífica excursión organizada por dos profes de la UAB sobre el barrio Chino y su historia. Desde entonces sigo sumergida en este barrio que ya desde pequeña me sentía atraída como un imán, cuando mis padres nos llevaban a pasear por Barcelona.

    ResponderEliminar