lunes, 5 de noviembre de 2012

Una tarde en el cementerio de Poble Nou





Hace tiempo que tenía pendiente escribir esta entrada. Concretamente, desde que una tarde de finales de agosto Andrés, Neus y yo nos adentramos en el cementerio de Poble Nou.

Como saben los lectores del blog, a los “Cazadores de Hermes” nos gusta el arte funerario y, especialmente, si encontramos símbolos de Hermes en los cementerios como aquí ocurrió (y también en el de Montjuïc  unos días después y ayer en Sitges).

Soy consciente que este texto debería haberlo publicado la noche del  31 de octubre, nuestra “castanyada” aunque Halloween nos esté ganando la partida a marchas forzadas como muy bien dice Conchita en su blog. Desgraciadamente, no tuve en cuenta que el tiempo pasa muy deprisa y que en nada me estaría comiendo las castañas, “panellets” y boniatos. Pero tampoco está tan mal hacerlo un poco después tras haber visto también el cementerio de Sitges con mis compañeros de grupo.

Volviendo al Poble Nou, les diré que fue el primer cementerio levantado fuera del perímetro de la muralla de la ciudad. Inaugurado en 1775, el obispo Clemente ordenó su construcción avanzándose a la normativa de 1787 que obligaba a trasladar todos los cementerios y llevarlos extramuros por razones de higiene.  Pero el cementerio actual no es exactamente el de 1775 ya que ese se lo llevaron por delante las tropas de Napoleón en 1813. Hasta entonces, aún existiendo la prohibición de enterrar los difuntos en las parroquias e iglesias del interior de la ciudad, las ricas familias barcelonesas siguieron enterrando allí a sus muertos y negándose a hacerlo en las afueras por considerarlo como algo deshonroso. Por lo que este cementerio tan solo se utilizaba con los más pobres.

Años más tarde, en 1819, el cementerio se reconstruyó por obra de un arquitecto italiano que se llamaba Antonio Ginesi y que ideó el recinto de acuerdo al estilo neoclásico.




Poco después de su reconstrucción Barcelona sufrió una gran epidemia de fiebre amarilla que se llevó a 6.000 barceloneses a la tumba. Eso ocurría en 1821 y por ello, en su parte central, se erigió un mausoleo en su memoria.




Durante nuestra visita estuvimos en la zona conocida como "el recinto de los panteones", que forma parte de una ampliación posterior, de 1849. Aquí descansan las familias adineradas del siglo XIX, en mausoleos y panteones realizados por escultores de la talla de Josep Llimona y Jaume Barba.

A mi parecer, "El beso de la muerte" es el monumento más bello de este lugar. Data de 1930 y forma parte de la tumba de un empresario textil que se llamaba Josep Llaudet Soler. Considerada como una obra de Jaume Barba (está firmada por su taller), la propia familia del escultor opina que el diseño pertenece a Joan Fontbernat. Sea de uno o del otro, la escultura es impresionante y también lo es el texto de Mossen Cinto Verdaguer que reza en la tumba.





También pasamos por el sepulcro de Josep Anselm Clavé, construido en 1874 por Manuel Fuxà y por el nicho del padre del submarino Ictineus, Narcís Monturiol (1885), del que otro día hablaré con más detenimiento.


Entre tanto personaje ilustre también nos acercamos al nicho del famoso “Santet del Poblenou”. Un muchacho que se llamaba Francesc Canals i Ambrós que tuvo la mala suerte de morir prematuramente a los 22 años de edad, en 1899. Él era un chico bondadoso siempre dispuesto a ayudar a quien lo necesitara. Sobre ello hay quien dice que halló la muerte intentando ayudar a unos vecinos que habían sufrido un incendio en su casa. Otros piensan que fue la tuberculosis quien se lo llevó a la tumba.  La cuestión es que el chico murió muy joven  y con cierta fama de ser una persona con poderes paranormales. Sobre ello se dice que llegó a predecir el incendio de los Almacenes El Siglo (en las Ramblas) ocurrido en 1932, muchos años antes de que tuviera lugar y, como dato curioso, les diré que en vida trabajó como empleado en esos almacenes. También se dice que una vez soñó con su temprana muerte y con que su padre (que era ciego) recuperaría la visión tras la muerte del hijo.

Fotografía del incendio de los Almacenes El Siglo publicada en La Vanguardia el 27.12.1932

Todas estas historias eran bien sabidas por su familia, amigos y vecinos del barrio de la Ribera. Por eso pronto empezaron a visitar su nicho y a rezarle pidiendo milagros imposibles. Inicialmente, el nicho se encontraba en un lugar mas elevado al que se encuentra ahora y ello dificultaba la colocación de flores y demás ofrendas. Por eso luego fue trasladado al lugar actual, mucho más asequible y rodeado de nichos vacíos que se usan como altares.






 
Aquí también están enterrados mi abuelo materno y mi tío Juan (su hijo). Les hablo de mi abuelo Pere, ese que sufrió lo suyo en la Guerra Civil cuando la FAI se lo llevó a rastras de su casa y lo torturó cruelmente en la checa de la casa Monells. Por suerte salió de allí con vida y murió bastantes años más tarde por culpa de un derrame cerebral. Yo no le conocí aunque siempre le tuve mucha simpatía y me hubiera gustado hallar su nicho para decirle que encontré su diario y que lo pensaba publicar. Pero por desgracia me perdí entre tanto nicho y tanta tumba y me fue imposible dar con él. De hecho, estuvimos tanto rato paseando y haciendo fotos que el cementerio cerró con nosotros dentro. Suerte de Andrés, que no era la primera vez que le ocurría y nos salvó de pasar la noche entre los muertos.



13 comentarios:

  1. Un dia hem d'anar al de Montjuic, tot el dia, ja li vaig comentar al Andres, perque el dia que vam anar pel concurs vam fer poca cosa...

    I el del Poble Nou, encara no hi he anat mai, això dels cementiris m'esteu agafan afició sobretot el Andrés.

    :) Petons :)

    ResponderEliminar
  2. A mi sempre m'han agradat. De fet, quan vaig de viatge pel món intento visitar els cementiris.

    ResponderEliminar
  3. Hola Roser.
    Poco a poco se está reconociendo que los cementerios son algo más que un lugar para el descanso de los difuntos y el dolor de los vivos. Los sentimientos siempre están ahi, eso es inevitable sobre todo cuando son recintos de nuestra localidad, porque todos tarde o temprano debemos pasar por ese lugar, es ley de vida que nuestro camino nos lleva a la muerte. Hay que mirar un poco más allá de lo que es un cementerio, en ellos se describe muchos acontecimientos sucedidos en la historia de las ciudades y la vida y constumbres de sus habitantes, en ellos se encuentran muchas obras de arte, algunas desconocidas, otras famosas...
    Respectar, cuidar y valorar.
    me gustaria ver esas fotos de cementerios de otras ciudades...quizás un día nos las puedas mostrar en un post :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas fotos de cementerios las tengo todas escaneadas y algún día subiré un post con ellas. Así las podrás ver.

      Eliminar
  4. Y siempre que vamos a un cementerio o llueve o ha llovido hace poco. Lo de "el Santet" es una de las cosas más curiosas que he visto en mi corta experiencia de visitas a cementerios.
    Petó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras lo escribía y miraba las fotos me acordé de lo de la lluvia. Es que con nubes de tormenta salen más bonitas las fotos. Es un favor del cielo hacia nuestros blogs.

      Eliminar
  5. Quien no nos conozca, con tanto cementerio, pensará que somos unos funestos, pero nada más lejos de la realidad, somos vitales y alegres. Como ya le dije a Apu tengo muchas ganas de ir un día a este cementerio.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale la pena darse un paseo. Es que parecemos unos góticos pero sin serlo.

      Eliminar
  6. Una visita muy recomendada el cementerio de Poble Nou.
    ¿Así que encontrasteis por fin la tumba de Monturiol? ¡Que bien!

    Monturiol y Clavé, dos masones. Espero con ganas el post que le dediques al primero. Ya sabes que la reproducción del Ictíneo está en Diagonal con Girona, ¿no?

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El post sobre Monturiol hace tiempo que lo tengo en la cola pero cualquier día le doy un empujón y lo saco. Gracias por recordarme lo de la reproducción en la diagonal porque yo sólo tenía en mente los del Museu Marítim y el Maremágnum aunque el de Diagonal lo he visto.

      Eliminar
  7. Creo que ambas compartimos, además del mismo nombre, la misma afición por descubrir "lo que hubo antes de lo que hoy hay" en nuestras ciudades. También me gusta tu blog porque, como me dices en tu comentario del 20minutos, se parece mucho al mío y son temas que me interesan. Voy a seguirte en Twitter y así estaré atenta a tus entradas para leerlas cuando salgan.
    Un saludo. Charo.
    http://antiguoscafesdemadrid.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por dejarme el mensaje. Ahora ya nos seguimos

      Eliminar
  8. Hoy día 21 de Enero de 2013 colgaré una poesía en el blogdel DIARIO DE IBIZA " Nostalgia de Ibiza2 de mi visita ayer al Cementerio de Poble Nou

    ResponderEliminar