miércoles, 14 de noviembre de 2012

David Ymbernon: La La i l'olla de 23 grills


La semana pasada recibí un e-mail un tanto enigmático procedente de la Barcelonasfera en el que invitaba a todos sus miembros a la inauguración de una exposición titulada La La i l'olla de 23 grills. El anfitrión, David Ymbernon. Artista-cocinero que nos iba a deleitar con una performance que unía la cocina con el arte. Poca cosa más pude saber. Sólo que debíamos acudir a las 19.30 del viernes 9 de noviembre al espacio Meeatings 23 del barrio de Gracia.

Aunque este blog está enfocado más hacia el pasado que no al presente, acudí a la cita por la curiosidad que me suscitaba tan extraña citación y me llevé a mi hijo Marc pensando que le podría gustar. Allí me encontré con Conchita y Alba, amigas y compañeras de la Barcelonasfera y de los Cazadores de Hermes, que también habían ido para satisfacer su curiosidad.

Ymbernon nos recibió con el típico traje de cocinero, aunque el color no lo fuera tanto: naranja de la cabeza a los pies. Nos invitó a entrar y curiosear por la planta baja del edificio, llena de obras de arte que tenían el color naranja como punto en común.








Luego, tras conversar un rato y tomarnos unas cervezas, nos llevaron escaleras arriba hasta el piso superior donde iba a tener lugar la actuación. Allí, una cocina perfectamente equipada esperaba a ser utilizada. 


David, tras la presentación de rigor puso en marcha su radio portátil, empezó a cocinar y las risas del público se dejaron oír. Entre todos, mi hijo de 8 años se quedó estupefacto.



Para empezar, Ymbernon abrió un coco del que salió una montaña de sal. ¡Primera sorpresa!. Luego, de una lata de coca-cola salió aceite de oliva y, de una huevera, un Kinder sorpresa que en su interior escondía un huevo real.



Mientras todos reíamos y observábamos con atención, el cocinero puso en marcha la vitrocerámica y se limitó a cocinar una tortilla a la francesa. Luego abrió una bolsa de patatas fritas (de cuyo interior salió un montón de obleas) y un brick de leche del que emergió vino tinto. Con esta última acción David acabó su actuación y el público se quedó aluciando.






Si lo que acabo de explicar les ha abierto la curiosidad y quieren saber más, siempre pueden ver la exposición (hasta el 5 de diciembre) y acudir a una de las dos cenas naranja que realizará en exclusiva junto al chef Lluís Fernández Carbonell. Serán los días 20 y 27 de noviembre, previa reserva ya que las plazas son limitadas. Encontrarán la información necesaria en su página web 

¡Espero que lo disfruten!

6 comentarios:

  1. Està clar que a aquest home li agrada el color taronja! A les fotos queda totalment plasmat! Petons per a tu i per al Marc. Ens veiem aviat.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Va estar bé anar-hi. El Marc diu que vol anar a un dels sopars taronja però no podrà ser.

      Eliminar
  2. Qué curiós! m'ho va explicar una mica la Conxita el día que ens vam veure. QUina imaginació! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Molt curió! A saber què fa amb els sopars...

      Eliminar
  3. Hola Roser.
    No pude ir, pero veo que los CHBcn estuvimos muy bien representados por Roser, Marc y Conxita :)
    Conozco Gràcia y vale la pena un paseo para perderse por sus calles sobre todo cuando hay menos bullicio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues venga! llévanos un día de paseo y cuéntanos cosas curiosas!

      Eliminar