martes, 19 de febrero de 2013

La Feria Playmobil es el paraíso de mis hijos



Año tras año, desde que Absencito cumplió los 4 (más o menos), que el niño no se pierde la cita anual de la Feria Playmobil. Algo que a los lectores de este blog (y del de mi hijo) no les va a extrañar, dado que conocen a la perfección que Marc es un chico Playmobil. Lo que ocurre es que hasta ahora era su padre (Absence) quién lo llevaba a tal evento.

Esta vez la feria ha coincidido con un bolo de “Trash entre amigos” en la Coruña y, por tanto, en sustitución del padre me ha tocado a mí ir con los niños (Marc 8 años y Anna 4). Pero no me importa porque yo disfruto tanto como ellos (o incluso más) viendo tan grandes dioramas.

La afición de Marc a estos muñequitos supongo que viene de herencia familiar, ya que su padre, a su misma edad, montaba 1.000 batallas en el salón de su casa con el barco pirata y sus clicks. Absence conservó el barco y algunos de los muñecos,  entre ellos Carquinyoli. Lástima que su compañero Chiwawa murió en acto de servicio, sacrificándose para salvar a su ejército de soldados, y Marc no lo pudo heredar. Lo que queda de ese viejo ejército ahora es propiedad del chaval.

Parte del ejército heredado, con Carquinyoli el primero por la derecha
Volviendo al presente, la XI FeriaNacional de coleccionistas de Playmobil (organizada por Aesclick www.aesclick.com) estaba prevista para los días 16 y 17 de febrero en “Les Cotxeres de Sants” y,  aunque nosotros pensábamos  ir sólo el sábado por la mañana, repetimos al día siguiente. Acudimos al paraíso Playmobil cargados con la cámara de fotos y el poco dinero que me quedaba por gastar.

Tan sólo entrar en el recinto mis ojos se clavaron en este montaje  sobre el Londres victoriano, obra de Jenn (Gran Canaria) y Danao (Madrid). Parecía que me estuviera esperando, justo ahora que tengo tan reciente en mi memoria From Helly sus descripciones de los bajos fondos del barrio de Whitechapel. 




Mientras yo miraba embobada (y fotografiaba) este burdel londinense, Absencito se acercó a ver el diorama del antiguo Egipto. Luego, lo abandonó a toda prisa porque había dado con algo mucho mejor, según su opinión, y me empezó a llamar a grito pelado:  -“Mamaaaaaaaa! Veeeeeeeen!”-. Había encontrado una recreación de una parte de la guerra civil Americana (obra de Albert, Jan y Marleen, de Barcelona). Enorme y espectacular. Nos detuvimos un buen rato a mirarlo porque Marc últimamente atraviesa una fase de gran amor por este periodo de la historia de Norteamérica.



 
Luego yo vi algo, de lejos, que me llamó la atención. Cuando me acerqué vi que se trataba de una representación de un par de los 12 trabajos de Hércules. El diorama se titulaba “A Hércules con humor”  y su autor era un tal Pimboll, de Barcelona. Me gustó que tratara de Hércules,  ya que de él se dice que fundó Barcelona y, además, era pariente de mi querido Hermes (hermanastros por parte de padre, Zeus). También me pareció curioso que al dioramista Pimboll le gustase buscar imágenes de Hércules por la ciudad. Justo lo que hacemos los Cazadores de Hermes con su medio hermano de casco alado.

 
Mientras yo pensaba en Hermes y Hércules volví a oír la llamada del hijo que requería mi presencia ante la representación del fatídico Viernes 13 de 1307 (realizado por Magallanes, de Barcelona). Ese día al Papa Clemente V le dio por querer suprimir la orden del Temple y, con esa intención, el rey de Francia se fue a la sede de los Templarios (muy cerca de París). Al final la cosa acabó fatal para los Templarios, con una gran matanza y con su gran maestre, Jacques de Molay, detenido. El pobre acabó en la hoguera, 7 años más tarde, tras terribles torturas que lo llevaron a confesar que era un hereje. 


Tras tanta historia de siglos pasados me encontré en medio de una manifestación Playmobil. La cosa está tan chunga en España que hasta los Playmobil se manifiestan. Al verlo, no me pude estar de fotografiarla y tuitearla allí mismo. La foto, en poco tiempo, dio vueltas por la red y aún hoy, tres días después, sigue con vida retuiteándose por ahí.  


Sus dioramistas, Ana Trail de St Just Desvern y Masu de Esplugues de Llobregat han hecho un gran trabajo con tanto click, pancartas en alto, gritando “no hay pan para tanto chorizo” y “soy pobre pero click”.

Pero esta no era la única representación de clicks del presente cabreados. También estaban, en un diorama a parte, los defensores de la escuela en catalán (realizado por Ferran, Marta y Antón, de Barcelona) con los maestros quejándose en la calle a favor de una escuela pública y de calidad en catalán.


Mientras contemplaba tanto click revuelto y la policía amenazando Absencita entró en acción. Vio el  País de las Hadas” y me empezó a llamar: - “Mamaaaaaaaa! Comprameloooooo! Quiero hadaaaaas!” - A mí que las hadas ni fu ni fa… Me la llevé a ver los dinosaurios, la reproducción del Coloso de Rodas y a William Wallace luchando con su ejército de highlanders contra los ingleses opresores…. Mucho mejor para terminar.

 


 



6 comentarios:

  1. Hola Roser,
    Me ha encantado esta entrada. Instructiva, actual y divertida.
    La manifestación de Clicks me parece genial. Real como la vida misma.
    Siempre había pensado que esta feria estaba pensada para niños, pero viendo las fotos y la calidad de los montajes, intentaré no perderme la próxima que hagan.
    Besos a los niños.

    ResponderEliminar
  2. Ir a la feria de Playmobil es todo un espectáculo. Disfutan los niños y también lo hacen los mayores. Yo me lo pasé igual de bien (o más) que mis hijos. Seguro que si vas el próximo año te gustará

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué gozada de feria Srabsenta! Y qué recuerdos me trae… Igual que Absence, por aquí hay uno (que usted conoce) que también los ha guardado. El Trash estuvo fantástico pero el Paraíso Playmobil da mucha envidia.

    Espero que le hayan trasladado los saludos y besos que le envié. A ver si este año se pone Barcelona en mi ruta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso! Ya que no pude venir a Galicia, que podais venir vosotros estaria bien. En cuanto al paraiso Playmobil estuvo genial y seguro que se dejan caer por Galicia. Al menos, hace un tiempo vi unas fotos de Hemato muy chulas en la feria Playmobil.

      Eliminar
  4. Le has sacado todo el provecho a la exposición y lo has explicado de una manera estupenda.
    Un saludo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Neus! Hay mucha chicha en esa exposición.

      Eliminar