martes, 18 de junio de 2013

Buitre Buitaker, el ave carroñera que reside en Colón


Entre finales de los años 70 y la década de los 80 al monumento a Colón le ocurrieron un par de cosas que merecen mi atención. Una es que en 1985 Christo desistía de su intención de empaquetar a Colón tras 10 años de negociaciones con el Ayuntamiento. Pero no me extenderé en el tema ya que hace muy poco le dediqué un post.

En cambio, de lo que hoy sí quiero hablar es de la otra cosa que le ocurrió a Colón. Resulta que a finales de los 70 fijó su residencia un buitre leonado peculiar, nada parecido a las aves rapaces que habitan en lo alto de edificios emblemáticos de la ciudad para controlar esas molestas plagas de palomas que a mí me asustan tanto.

Ese buitre leonado del que les hablo es Julio Buitaker de Tordesillas, más conocido como Buitre Buitaker. Antiguo militar facha perdido y adicto a todo tipo de drogas. Además, le gusta fanfarronear, vestir ropa cara y coleccionar películas guarras. Vive en lo alto del monumento a Colón junto a Blasito que le hace de mayordomo y, de tanto en tanto, ambos reciben visitas como las del primo de Buitaker (Rafael) o el amigo de Blasito, Paquito.


Todo este elenco de personajes es producto de la imaginación de Miguel Gallardo y Juanito Mediavilla, también  responsables de Makoki y la basca,  de lo que en su día ya hablé con Gallardo y lo publiqué en el blog.


Pues eso, que el Buitaker es extremadamente facha, se pone ciego a la menor ocasión y se ríe de una forma muy característica… “Haw, haw…”. Pero lo más raro de todo es que sus historias se publicaron durante tres años en el ABC. Eso fue entre finales de los 80 y principios de los 90 aunque antes ya habían aparecido en Disco Express, El Víbora y en el álbum “Buitre Buitaker. No hay color” de Ediciones la Cúpula.



 Yo, extrañada de que fuera posible publicar algo así en el ABC, acudí a Gallardo. No me cuadraba que las historias del Buitre Buitaker llegaran a aparecer en un diario tan retrógrado, por mucho que el ABC de entonces no fuera como el de ahora. Pero resulta que ni él mismo lo acaba de entender. Su respuesta fue clara “no tengo la más repajolera idea… En principio nos contrató uno de los hijos de Berlanga, no el músico, que trabajaba en el ABC en Gente y Aparte, una sección enrollada donde participaba lo mejor de la movida y el underground. El arreglo fue: un chiste sobre un tema y la tira del buitre que la hacía yo sólo y luego con Nacho Villaro, mi ayudante de entonces. Al principio la cosa fue suave porque no quería líos, pero al ver que no pasaba nada fui subiendo el nivel de las drogas y el facherío. Mi teoría es que ninguno de los lectores habituales se paraba un minuto a leer aquella sección, exceptuando un capitán majara de la legión que se cabreo un poco, hasta que un día alguien lo hizo…Leerla… La semana siguiente nos llamaron diciendo que no hacía falta que entregáramos más, pero a lo tonto, fueron 3 años.”



Quizá, como dice Gallardo, nadie leía las historias que publicaba en el ABC excepto ese capitán de la legión que se cabreó y ese alguien que se dio cuenta de lo que allí se hacía y se decía y que fue el responsable que Gallardo y Villaro acabaron en la calle. Pero entre una cosa y otra, a lo tonto como dice Miguel, pasaron tres años.



Actualmente, en pleno 2013, a la estatua de Colón le siguen pasando cosas. La última es que hace unos días los de Nike y el Ayuntamiento decidieron que fuera culé. Por suerte ya le han sacado la camiseta del Barça, cosa que el Buitre Buitaker debe agradecer un montón. Pero ahora aún le queda un peligro mayor que es enfrentarse a legiones de turistas que le robarán la intimidad cada vez que suban a lo alto de su morada, de la que justo aquí abajo les dejo el plano.



3 comentarios:

  1. BUENISIMO PERSONAJE.
    "NO HAY COLOR...
    HAY QUE DROGARSE PORQUE NO HAY COLOR".
    LOS TENGO TODOS
    AUTÉNTICOS INCUNABLES
    BESOS DESDE ESTEPONA
    PABLO

    ResponderEliminar
  2. http://en.wikipedia.org/wiki/Lord_Haw-Haw ?

    ResponderEliminar
  3. Pues yo lo leía coincidiendo con la adolescencia. De lo mejor del diario de entonces junto con algún artículo de Fernando Arrabal y de algún surrealista que no recuerdo. El cultural del ABC también estaba bastante bien.

    ResponderEliminar